¿En-pareja-2?

Compartir

El concepto de pareja puede ser diferente para cada uno.

Las referencias de parejas que tenemos a nivel familiar y cultural influyen en cómo vivimos las relaciones de pareja que tenemos o queremos tener. Estas referencias están principalmente basadas en un modelo de pareja heterosexual.

Cuando estamos en una relación que no se corresponde con estos modelos, o cuando nuestras necesidades personales (en diferentes etapas de nuestra vida o de la relación) se alejan de estos modelos, pueden surgirnos dificultades. Esto nos empuja a cuestionarnos diferentes aspectos de nuestra relación (proyectos, insatisfacciones, necesidades…). Así, se pueden llegar a producir cambios, que serán menos problemáticos en la medida que nos podamos comunicar con nuestras parejas, y dependiendo de sus propias necesidades (si se alejan o no de las nuestras). Idealmente, sería deseable que nos sintiéramos libres para elegir el modelo de pareja que queremos tener.

Abrir – No abrir

Puede ocurrir que tu modelo de la pareja incluya tener relaciones sexuales con otras personas. Si es así, puedes valorar tus motivos para abrir la relación, qué cambios puede provocar en vuestras relaciones sexuales o en la pareja, si para los dos el amor y la sexualidad pueden estar separados, y si puede ser una forma válida para los dos de vivir vuestra fantasía y sexualidad de otro modo.

Hablar – No hablar

Plantear este tema te será más fácil si en el pasado habéis hablado de otros problemas en la relación. Puedes tener dificultades para tratar el tema: miedo a la reacción de la otra persona, a lo que pueda cambiar, a sentirte rechazado/a… Si te sientes culpable o incómodo/a por no poder hablarlo, puedes plantearte qué cosas te facilitarían hacerlo, o si necesitas pedir ayuda.

Pactar qué pasará si uno de los dos tiene relaciones sexuales con otra persona, os permitirá sentiros más tranquilos, y saber qué hacer, llegado el caso. Para valorar el nivel riesgo que tienes al follar a pelo con tu chico, puedes hablar de qué prácticas hacer o evitar en sus relaciones sexuales con otros y llegar a un acuerdo. Si te quieres proteger también frente otras infecciones de transmisión sexual puedes proponer introducir el preservativo en vuestras relaciones de pareja.

Si estás en una relación de pareja abierta, dialoga con tu chico/a sobre las condiciones en las que vais a tener sexo con otres, y pide lo que necesites para sentirte tranquilo/a. Puedes hablar de qué haréis si uno/a de los/as dos tiene una infección de transmisión sexual (ITS).

¿Cómo plantearlo?

  • Elige un momento y un lugar que te permitan hablar tranquilamente del tema, sin distracciones, y en el que los dos estéis más receptivos.
  • Una forma de hacerlo es pidiendo ayuda a tu compañero para iniciar la conversación.
  • Al ser un tema que afecta a la relación, puede resultar difícil llegar a un acuerdo, y necesitar tratarlo más de una vez.
  • Puedes pedirle todo el tiempo que necesites antes de dar una respuesta y proponer cualquier opción que te haga sentir bien (por ejemplo, si os contáis y qué contáis sobre vuestras relaciones sexuales, incluir compañeros sexuales dentro de la pareja, volver a introducir el preservativo en vuestras relaciones, o poner los límites que tú decidas).
  • Debe quedar claro que el cambio que pides no está causado por falta de amor ni deseo con tu pareja.
  • También puedes introducir el tema como una fantasía sexual que te apetece hacer.
  • Hablar del tema es una muestra de confianza y sinceridad en la pareja, aún a riesgo de que surjan conflictos.
  • También te puede ayudar proponer el cambio como una prueba, con opción por parte de los dos a volver a cerrar la pareja o tratar el tema si cualquiera de los dos no se siente bien con el cambio.

Muchos hombres homo/bisexuales contraen el VIH estando en una relación de pareja estable.

Esto ocurre porque algunas parejas dejan de utilizar el condón en sus relaciones sexuales sin conocer el estado serológico del otro y sin haberse hecho las pruebas del VIH para asegurarse de su seroestatus, o de su carga viral, en caso de tener VIH.

En algunos hombres, anticipar que una relación irá a más o identificar a una nueva pareja como un “potencial novio” es suficiente para motivarlos a dejar de usar el condón como un signo de la seriedad de la relación y de simbolizar el amor.

Es importante plantearte en qué se basa tu confianza en la otra persona, y si esa confianza se traslada también a otros aspectos de la relación: si os contáis cosas muy personales, si tiene acceso a tu dinero…

El amor por tu pareja implica confianza, intimidad, comunicación y respeto. Y también el disfrute de sentirte libre de riesgos en tu sexualidad.

Si querer a alguien implica poner tu salud en riesgo, evalúa cuál es tu concepto del amor para construir uno que te permita tener una vida sexual segura y placentera.

Si estás pensando en dejar de utilizar el condón con tu pareja, plantea haceros ambos la prueba del VIH, teniendo en cuenta el periodo ventana.


Compartir
Hablemos...