¿Te gusta follar?

Compartir

Para que se pueda transmitir el VIH han de darse estas tres situaciones:

  1. VIH – La presencia del virus. Si no es así, no puedes infectarte del VIH; eso no puedes controlarlo. Yo siempre pienso que el otro tío puede tener VIH… Si tienes VIH y tu carga viral es indetectable en los últimos 6 meses, el riesgo de transmitirlo es nul0
  2. Fluido con capacidad de transmisión – Los únicos fluidos con capacidad de transmitir el virus son la sangre, el semen, el flujo vaginal y la leche materna.
  3. Puerta de entrada – Para que se produzca una infección el virus tiene que entrar en tu organismo; pasar al torrente sanguíneo. Lo puede hacer a través de las heridas (o microheridas) y las mucosas.

Son las prácticas sexuales, y no las personas, las que pueden transmitir el VIH.

Besar no transmite el VIH, aunque sean besos profundos.

Besar, lamer o chupar el cuerpo de otra persona no transmite el VIH. Tampoco si te lo hacen a ti.

Dedos en la boca, para el VIH esta práctica no tiene riesgo de infección / reinfección.

Cuando metes tus dedos en el culo del otro tío y luego vuelves a lamértelos estás entrando en contacto con la mierda del otro. Aunque no tiene riesgo para el VIH, sí lo tiene para la Hepatitis A. Puedes hacer que el otro tío lama tus dedos y tú los suyos.

Respecto al VIH, cuando haces una mamada, el riesgo existe cuando se corren en tu boca y eres tú quien la estás chupando. El semen puede entrar en contacto con las heridas que tengas en la boca o la garganta y de ahí pasar al torrente sanguíneo.

Si se corren en tu boca puedes reducir el riesgo escupiendo y haciendo enjuagues sólo con agua.

En el beso negro no hay riesgo para el VIH. Si lo hay para otras infecciones como la Hepatitis A. Existe una vacuna.

Si te lo has follado antes puede haber sangre en su culo; para sentirte más seguro puedes poner una barrera de látex o de papel transparente de envolver alimentos. Se lo pones en el agujero y se lo lames.

Acariciar o masajear a otra persona no tiene riesgo para el VIH. Tampoco que te lo hagan a ti.

Cuando te masturbas con otro tío no hay riesgo para el VIH, evitando utilizar el semen del otro como lubricante.

Cuando haces una doble paja (coges las dos pollas a la vez y te masturbas) no tienes riesgo para el VIH.

Si utilizas el semen del otro tío como lubricante existe riesgo de infección.

Meter el puño a alguien o que te lo metan, no tiene riesgo para el VIH, siempre que no hayan lesiones en la mano.

Puedes usar guantes de látex y mucho lubricante; porque ayuda a dilatar y así se evitan desgarros y hemorragias.

Puede ayudar mucho aprender a relajarte, y haber practicado antes con tus dedos y con tus juguetes.

Tanto si te la meten como si eres tú quien la está metiendo, la penetración sin condón puede implicar el riesgo más importante de infección por el VIH, si la carga viral no fuera indetectable. A menor carga viral, menor riesgo.

Aunque no os corráis dentro, existe riesgo para los dos. El riesgo es más alto para el penetrado.

Durante la penetración, se producen heridas en el culo y en la polla. Esas heridas son puertas de entrada para el virus. Si te están follando y se corren en tu culo, tienes más riesgo de infección para el VIH.

Compartir juguetes sexuales es una práctica de riesgo para el VIH. Les puedes poner un condón y usar lubricante.

Con juguetes como las bolas chinas, a los que no puedes ponerle un condón, podéis utilizar cada uno el vuestro. Si quieres, puedes desinfectarlo después de usarlo con agua y algo de lejía.

Cuando haces sexo en grupo las prácticas de riesgo son las mismas. Sólo que si follas con más de uno a la vez puedes utilizar un condón para cada culo y para cada polla. Si un tío te folla con el mismo condón con el que se ha follado a otro, puedes infectarte.

El BDSM, órdenes, insultos, azotes o que te aten claramente no pueden transmitirte el VIH, pero todo el riesgo que hay para las otras prácticas, sigue siendo el mismo.

Conocer a tu compañero te puede hacer sentir más cómodo y llegar a acuerdos con facilidad cuando organizas una sesión de BDSM.

Si pactas antes con el otro tío lo que vais a hacer, puede ser más fácil para ambos. Hablar de cómo queréis follar y hasta dónde vais a llegar, te sentirás más seguro. También puedes acordar una contraseña de emergencia (por ejemplo: stop). Cuando estás atado, estás perdiendo tu capacidad de decisión; antes de comenzar la sesión piensa en los límites que vais a pactar y en manos de quién te vas a poner. Piensa en si conoces a la otra persona lo suficiente como para poder confiar en él; para confiar que va a respetar esos pactos que habéis establecido de antemano. Puedes leer más sobre prácticas de BDSM más seguras en la sección “sexo duro pero seguro”; también puedes ver vídeos informativos en http://stopsida.org/videos/

Al afeitarse se producen heridas o microheridas en la zona que afeitamos. Si te afeitas, deja pasar el máximo tiempo posible entre tu afeitado y el contacto sexual, por si tuvieras heridas. Puedes evitar que se corran en la zona afeitada o entrar en contacto con la sangre del otro tío.

Si os afeitáis los dos con la misma cuchilla la sangre de uno puede entrar en contacto con las heridas que se haga el otro y se podría transmitir el VIH…

Lamer pies, el látex, el cuero, los uniformes, las zapas… Ninguna de estas fantasías tiene riesgo de infección para el VIH.

Que te meen encima no tiene riesgo para el VIH ni para otras ITS.

La saliva no puede transmitirte el VIH. Tragarte la saliva del otro tío o que te escupan no tiene riesgo para el VIH.

Jugar con la mierda de la otra persona no tiene riesgo para el VIH.

Aún así, los juegos escatológicos pueden tener riesgo para otras infecciones de transmisión sexual como la hepatitis A y B (sobre todo si está en contacto con tu boca).


Compartir
Hablemos...